? Aprovechá la luz natural:
Apagá todas las luces de tu casa que no sean imprescindibles. No abuses de la luz eléctrica, y aprovechá la luz natural al máximo. Es más saludable ajustar nuestro horario para aprovechar al máximo las horas de luz solar que depender de la luz eléctrica.
.
? Usá lámparas de bajo consumo:
Las lamparitas son altamente contaminantes y esto tiene un impacto sobre el medio ambiente. Si dura mucho tiempo, tardarás bastante en cambiarla, por lo tanto, se reducen los residuos que generan. Usá lámparas de bajo consumo. No sólo ayudarás a ahorrar electricidad, sino que también reducen el gasto en la factura de la luz. .
.
? Apagá los dispositivos que no usás y desenchufá los cargadores:
El estado de standby sigue consumiendo energía. Apagá los aparatos eléctricos de tu casa cuando no se estén usando. Es preferible que los desconectes del todo. Lo mismo pasa con los cargadores de celulares cuando quedan enchufados: siguen consumiendo energía.
.
? Controlá la calefacción y el aire acondicionado:
No abuses de la calefacción o el aire acondicionado. Cuanta más calefacción o más aire acondicionado usás, más electricidad consumís y, por lo tanto, las centrales eléctricas emiten más CO2 a la atmósfera. .
.
? Reutilizá el plástico:
El plástico es uno de los elementos más contaminantes ya que tarda docenas de años en desintegrarse. De hecho, en las orillas de muchas playas ya se han detectado microplásticos, que son pequeños trocitos de plástico que contaminan el medio ambiente. Llegan al mar desde las cañerías (algunas pastas de dientes los contienen) o por un mal reciclaje de botellas de plástico o bolsas. .
.
? Tapá las ollas cuando cocinás para acumular calor:
Esto acelerará la cocción de los alimentos y ahorrarás gas. También podés usar hornos con energía solar.

Abrir chat
1
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?